Semana Santa en Mérida

Badajoz

De Interés Turístico Internacional

Play Video

En 1979, un conjunto de devotos se embarcó en la tarea de reestablecer la Junta de Cofradías, estructurada de manera eficiente con una sección “ejecutiva” compuesta por un presidente, vicepresidente, secretario y tesorero, seleccionados por el pleno de los Hermanos Mayores, quienes a su vez estaban asistidos por un consejero.

La primera junta fue liderada por José María Álvarez Martínez, con Alfonso Carbajo Molinero como vicepresidente, Jesús Barrón en el papel de secretario y Vicente Aragoneses Ferrero como tesorero. Acompañándolos, los cinco hermanos mayores: Federico de las Heras representando al Calvario, Ángel Fernández Chacón por los Castillos, Luciano de la Osa por los Ferroviarios, Pablo Burgos por la Infantil y Carlos Cascón por la Cofradía del Prendimiento. Todos ellos estaban asistidos por un consejero.

Esta Junta de Cofradías se estableció para contrarrestar la “pequeña crisis” que se estaba experimentando en la Semana Santa. Para lograr esto, los Hermanos Mayores se pusieron en contacto con individuos que, debido a su dedicación previa en las diversas cofradías o a su amor reconocido por estas tradiciones tan arraigadas, podrían contribuir siendo parte de la misma.

¿Cuál era su meta? Potenciar la Semana Santa, coordinar el esfuerzo de todas las cofradías manteniendo, por supuesto, su independencia. El objetivo era asegurar que los problemas compartidos se abordaran de manera armónica, poniendo fin a las pequeñas discrepancias que pudieran existir entre todas. También se creó con el propósito de colaborar con las autoridades eclesiásticas y buscar el apoyo de las autoridades civiles.

Además, se establecieron metas para mejorar el Pregón de la Semana Santa, el Vía Crucis, el Sermón de las Siete Palabras y la Revista de la Semana Santa.

Es importante mencionar que, desde esa primera declaración de propósitos, todos los compromisos se han cumplido hasta la fecha y más allá. Actualmente, las autoridades eclesiásticas trabajan en estrecha colaboración con la Junta de Cofradías; las autoridades civiles brindan apoyo económico y material a la misma y a la promoción de su celebración; el pregón está lleno de firmas destacadas a nivel nacional, regional y local, la Revista es un referente de calidad literaria y visual, y el Vía Crucis es, en este momento, el “buque insignia” de la Semana Santa emeritense… Solo el Sermón de las Siete Palabras se quedó atrás con el paso de los años, decayendo y dejando de celebrarse, aunque, como siempre, la última palabra no está dicha… nunca mejor dicho.

Se fue estableciendo orden y, a partir de la Semana Santa de 1980, se determinó que, para participar en las Estaciones de Penitencia de cada Hermandad, era necesario obtener una papeleta de sitio, que en aquel entonces costaba 100 pesetas. De esta manera, se rompió con el caos en los desfiles procesionales y se obligó a los hermanos que se comprometían a participar a hacerlo bajo las normas de la Cofradía. Además, se estableció la obligatoriedad de ser hermano de cada cofradía para poder participar en las Estaciones Penitenciales.

En 1981, aunque las hermandades pasaban obligatoriamente por la Plaza de España y la Puerta de Santa María, no había establecida ninguna “carrera oficial”. Por ello, se instituyó el recorrido Puerta de la Villa, Calle Santa Eulalia y Plaza de España. Posteriormente, a partir de 2007, la Junta de Cofradías atendió las reivindicaciones de capataces y costaleros que, ante la proliferación de luminosos en la calle Santa Eulalia, denunciaban el enorme esfuerzo y trabajo que debían realizar, además de las negativas consecuencias en temas de salud para los costaleros. Se decidió entonces que el paso obligado sea la puerta de la Concatedral.

Regresando a los ochenta, hay que buscar alegrías. Como resultado de sus esfuerzos, en 1983, la Cadena Ser otorgó a la Junta de Cofradías el reconocimiento de “Extremeños del Año” que vino a animar, como es lógico, el trabajo de los cofrades emeritenses. Posteriormente, en 1986, recibieron el premio anual del Centro de Iniciativas Turísticas (CIT).

En relación con las instituciones civiles, es notable el acuerdo firmado con el Ayuntamiento de Mérida en 1987, que estableció la cantidad de la subvención municipal que la institución municipal iba a proporcionar a partir de ese año, y que se mantiene, con algunas excepciones, hasta hoy.

El fortalecimiento de la “Procesión del Silencio” fue otro de los desafíos de esta Junta. Esto, junto con el deseo de procesionar al Cristo de la O como titular de la Junta de Cofradías y el deseo de potenciar las estaciones penitenciales en el entorno monumental, dio lugar al Vía Crucis al Santísimo Cristo de la O.

La Junta de Cofradías ha experimentado varias reestructuraciones en su composición. Primero, los cambios lógicos en el mandato de los Hermanos Mayores y, por otro lado, los cambios en la presidencia y la comisión ejecutiva de la misma. Así, en 1992, después de la Semana Santa, José María Álvarez Martínez pasó el relevo a Alfonso Carbajo Molinero.

En este contexto, siempre será importante destacar el trabajo de la primera ejecutiva de la refundada Junta de Cofradía, que junto con los sucesivos hermanos mayores, fue estableciendo los cimientos de una Semana Santa fuerte en el aspecto religioso, imaginero, organizativo y turístico. Este último ámbito, aunque no le correspondía directamente, se realizaba en correspondencia con la colaboración con las autoridades municipales.

Alfonso Carbajo presidió la Junta de Cofradías hasta el año 2001, bajo su mandato se comenzó a celebrar el Vía Crucis en el Anfiteatro. Después de su partida, José Luis Mosquera Müller tomó las riendas, que renunció al año siguiente, teniendo que asumir el cargo hasta el final del mandato José Pérez Garrido.

Después de la Semana Santa de 2003, José Antonio Calvo Delgado asumió la presidencia y se mantuvo como líder visible de la Institución hasta 2007. Durante este último periodo, se destacó el comienzo de la representación del Juicio de Caifás en el Templo de Diana, presidido por el paso de Nuestro Padre Jesús de Medinaceli, y la consolidación definitiva del Vía Crucis al Cristo de la O en el Anfiteatro romano.

El final de la Semana Santa de 2007 marcó el fin de la “Junta de Cofradías”, tanto en nombre como en configuración. Las nuevas Normas Diocesanas establecieron el organigrama en el ámbito arciprestal, por lo que la de Mérida pasó a llamarse “Agrupación Arciprestal de Hermandades y Cofradías”, que incluía a la Asociación de la Virgen y Mártir Santa Eulalia, a la Hospitalidad Nuestra Señora de Lourdes y a la Hermandad de Nuestra Señora de la Salud, de Esparragalejo.

Además, se estableció que el presidente de la Agrupación debía ser un Hermano Mayor, cargo que recayó en Agustín Velázquez, entonces Hermano Mayor de los Castillos. En este sentido, las Hermandades decidieron que la cabeza que les dirigiera para la “Comisión Junta de Cofradías”, que se enmarcaba en la Arciprestal, fuera la misma, evitando así la bicefalia.

Durante esta etapa, se hizo hincapié en dos puntos fundamentales: la labor asistencial y la promoción exterior de la Semana Santa.

En 2014, Agustín Velázquez, después de ser nombrado Delegado Episcopal para Patrimonio Cultural por el Arzobispo D. Santiago García Aracil, decidió dejar el cargo. Tras la votación de los hermanos mayores, la presidencia fue ocupada por el actual presidente, Luis Manuel Pérez Colomo. Bajo su mandato, se intensificó la labor solidaria iniciada por su predecesor, se modificó la elección del cartel anunciador, que pasó a elegirse por concurso fotográfico que se falla anualmente en la Semana del Corpus, para que el cartel sea la imagen representativa, durante todo el año, de la siguiente Semana Santa. Además, en ese periodo, se modificó la estética de la Carrera Oficial con un vallado extraordinario, fruto de la estrecha colaboración con el Ayuntamiento, que en este sentido, se ha volcado en los últimos años con la estética del “punto neurálgico” de la Semana Santa.

Asimismo, en esta etapa, llegó la reestructuración del organismo, dotándolo de un nuevo estatuto siguiendo las directrices del nuevo Delegado Episcopal de Hermandades que actualiza la función y la misión de la Junta de Cofradías y su implicación en aspectos como la formación y el diálogo constante entre las Hermandades. Un nuevo camino con todo lo bueno de lo aprendido en toda esta larga andadura que encabeza el actual presidente, Luis Miguel González Pérez.

Logo Kuoni Tumlare

Patrocina el tiempo en Mérida

Organiza hoy tus vacaciones, incentivos, eventos, congresos y convenciones con nuestro asesoramiento personalizado.

Hermandades de Mérida

Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz
Fondo portada
Mérida
Badajoz

Cartelería de Mérida

Noticias de Mérida

Pintora Cartel Semana Santa Mérida

Nuria Barrera: La Artista Seleccionada para el Cartel de la Semana Santa 2024

enero 5, 2024
Semana Santa en España