Semana Santa en Astorga

León

De Interés Turístico Nacional

Play Video

La Semana Santa en Astorga, una ciudad en España, es un evento significativo en términos de cultura, religión y turismo. Desde el Viernes de Dolores hasta el Domingo de Resurrección, ocho cofradías y hermandades, junto con la Junta Profomento de la Semana Santa, realizan procesiones con una amplia variedad de imaginería religiosa. En 1997, esta celebración fue reconocida como de Interés Turístico Regional y en 2011, obtuvo el estatus de Interés Turístico Nacional.

Historia: las cofradías penitenciales históricas

Desde el comienzo de la Edad Moderna, el crecimiento de las asociaciones gremiales impulsó la formación de hermandades de asistencia y ayuda mutua, que se establecieron bajo el patrocinio de una devoción religiosa. Estas hermandades, dedicadas a promover los rituales litúrgicos y la penitencia, surgieron en Astorga, al igual que en otras partes de España, bajo la protección de los conventos mendicantes de la ciudad.

La Cofradía de la Santa Vera Cruz, por ejemplo, tiene sus raíces en la comunidad franciscana, conocida por su veneración de la Cruz, que dio origen a las cofradías de la Vera Cruz en España. Por otro lado, la Cofradía de Jesús Nazareno y Virgen de la Soledad surgió en el convento dominico de Puerta de Rey.

Las primeras ordenanzas de la cofradía de la Santa Vera Cruz que se conservan datan de 1568, aunque la institución tiene un origen anterior. La presencia de los franciscanos en Astorga se remonta al siglo XIII, lo que pudo haber facilitado una rápida organización de esta asociación. Sin embargo, no fue hasta el siglo XVI cuando se organizó como institución penitencial. La cofradía tenía su propia capilla junto al templo franciscano y siempre mantuvo una estrecha relación con la comunidad.

La admisión de cofrades se determinaba por su participación en las procesiones, ya sea como hermanos de luz, que iluminaban las imágenes o insignias, o como hermanos de disciplina, que se flagelaban en los desfiles. El Jueves Santo al anochecer y el Viernes Santo eran las ocasiones en las que la cofradía salía a la calle. De ese primer período se conservan dos de las esculturas procesionales, un Crucificado de alrededor de 1560 y un Ecce Homo, cuya cabeza fue renovada en el siglo XVIII con peluca y ojos de cristal. A partir de 1612 se documenta la procesión del entierro, después del sermón del Descendimiento que se realizaba en la iglesia de San Francisco y que tenía al Cristo articulado como protagonista.

Durante el siglo XVIII se reformaron pasos o se encargaron otros nuevos. En 1764, la urna del yacente fue reemplazada por una nueva en estilo rococó. En 1783, la imagen de Jesús Nazareno fue retirada y vendida al pueblo de Luyego, y se encargó una nueva, que procesionan los Caballeros del Silencio. A finales del siglo se emprendió la obra del nuevo retablo de la capilla de la cofradía y se realizó la enseña de la hermandad, la Cruz Dorada. Tras la destrucción causada por la Guerra de la Independencia, se reconstruyó la capilla bajo el reinado de Fernando VII y se encargaron pasos nuevos, como el de la Oración en el huerto.

La cofradía de Jesús Nazareno en Astorga, cuyo archivo y pasos originales fueron destruidos durante la Guerra de la Independencia, se estableció el 28 de enero de 1674. Fue promovida por la comunidad dominica, la misma que impulsó la cofradía en León en 1611. Desde entonces, comenzaron a encargarse los primeros pasos que protagonizarían la procesión de la mañana del Viernes Santo. A diferencia de la sobriedad inicial de la Vera Cruz, estos tendrían un mayor sentido escénico, siguiendo la influencia de los modelos de Valladolid. En sus primeros años, se encargaron los pasos de la Coronación y Jesús camino del Calvario, y se añadieron imágenes de la Virgen y San Juan Evangelista.

En 1751, la cofradía construyó su capilla, que en el siglo XIX se convirtió en la iglesia parroquial de Puerta de Rey. En 1786, el vicario Blas Manuel Martínez Valles intentó prohibir el llamado lance del encuentro de Jesús y María en la calle de la Amargura, otro gran acontecimiento escénico de la Semana Santa astorgana junto al acto del Descendimiento.

Después de los daños causados por la Guerra de la Independencia, comenzó la reconstrucción de la cofradía. En 1815, se encargó el paso de Jesús Camino del Calvario, la imagen principal de la hermandad, al que posteriormente se añadieron el Cireneo y los dos sayones. En los años siguientes, se encargaron varios pasos (Flagelación de Cristo, Coronación de Espinas y Presentación de Jesús al Pueblo) con la obligación de reproducir los destruidos por la guerra. A estas recreaciones escénicas, caracterizadas por sus figuras llenas de ingenuidad, se sumaron también en el siglo XIX la figura de San Juan Evangelista, las Lágrimas de San Pedro y dos imágenes de bastidor, la Virgen de los Dolores y La Verónica. Todas ellas formarían la procesión que organiza la cofradía la mañana del Viernes Santo.

Historia: se crea la Junta Profomento y se renuevan las cofradías históricas

Las festividades en conmemoración del centenario de los Sitios de Astorga dieron lugar a una revitalización de las actividades de la Semana Santa. El plan de reestructuración de estas celebraciones, que dio origen a la Junta Profomento de la Semana Santa, fue aprobado por el Obispado el 30 de octubre de 1908 y por el Ayuntamiento el 7 de noviembre del mismo año. En el documento fundacional de la Junta se establecía la secuencia de las procesiones que tendrían lugar en la ciudad.

El Jueves Santo por la mañana se llevaba a cabo la Procesión de los Pasos, organizada por la Vera Cruz, que se mantuvo hasta 1963. En ella participaban los Niños Nazarenos, vestidos con túnica negra, corona de esparto en la cabeza, llevando cruces de color negro, y entonando la melodía del vil populacho. Los pasos de la Oración del Huerto, la Cruz Verde, San Pedro y el Prendimiento de Cristo eran los protagonistas de esta procesión.

El Viernes Santo comenzaba con la Procesión del Encuentro, organizada por los cofrades de Jesús Nazareno, y continuaba por la tarde con el Santo Entierro, en el que participaban la Cruz Verde, San Juan Evangelista, la Virgen y la Urna con el Cristo Yacente. Por la noche, la cofradía de Jesús Nazareno, la Cruz Verde, San Juan Evangelista y la Farola acompañaban a María Santísima de la Soledad, una imagen de bastidor de finales del siglo XVIII o principios del XIX que seguía los modelos del sur.

Como resultado de esta reorganización, las cofradías incorporaron novedades a su patrimonio alrededor de 1908. Así, la Vera Cruz añadió el San Juan Evangelista, donado por el prelado Juan de Diego y Alcolea, las Lágrimas de San Pedro, adquiridas por suscripción popular, y el Prendimiento de Cristo, de inspiración salcillesca. Por su parte, la cofradía de Jesús Nazareno incorporó el vidrio artístico en dos nuevos pasos, la Farola y la Cruz Verde.

Historia: nuevas cofradías con la renovación de los años 50

El período de renovación que comenzó alrededor de 1908 continuó hasta la década de 1920. Durante este tiempo, la Junta encargó nuevos pasos, como el Descendimiento en 1923, que se procesiona en el Santo Entierro, y los Preparativos de la Crucifixión en 1924, que es procesionado por los nazarenos de Puerta de Rey. También se fundaron nuevas cofradías, centradas en una imagen de devoción antigua, ambas con sede en la parroquia de San Bartolomé. La primera es la de Nuestra Señora de los Dolores, cuyos estatutos se aprobaron en 1911 y que tiene como titular una Dolorosa de 1705 realizada por José de Rozas, quien se inspiró en la Virgen de las Angustias tallada por Juan de Juni. La segunda es la Hermandad de Caballeros del Silencio, fundada en 1926 en torno al Jesús Nazareno de la Vera Cruz.

La década de 1950 vio un nuevo impulso con la creación de cofradías, el encargo de nuevos pasos y la renovación de desfiles procesionales. Este período también corresponde a las primeras actas conservadas de la Junta Profomento. En la primera de ellas, del 25 de febrero de 1953, se discutió, entre otros temas, la constitución de la Cofradía de la Entrada de Jesús en Jerusalén. En 1944-45 se había realizado el paso de la Entrada de Jesús en Jerusalén y alrededor de él, en el barrio de Rectivía, surgió la hermandad, que no se constituyó canónicamente hasta 1958, y que procesionaría en la mañana del Domingo de Ramos. Unos años antes, en 1943, se había fundado la Cofradía del Bendito Cristo de los Afligidos, con sede en la parroquia de San Andrés y cuyo titular es el Crucificado del siglo XVII que preside el retablo de la iglesia.

Entre los nuevos pasos de estos años están la Santa Cena de 1952, y la Oración en el Huerto de 1955, que reproduce un tema de Salcillo. El primero dio lugar a una nueva procesión en la noche del Jueves Santo y en principio estuvo vinculado a la Hermandad de Caballeros del Silencio, donde pronto surgió el embrión de la Hermandad de la Santa Cena, aunque no se constituyó hasta 1969, agrupando a empresarios y trabajadores del sector de la hostelería.

En 1954 se comenzó a programar, en la tarde del Martes Santo, el acto público del Vía Crucis en la plaza Mayor; posteriormente fue sustituido por el que se celebra en la Catedral. En él se reunían representantes de todas las cofradías, con tres pasos: la Virgen de los Dolores, el Bendito Cristo de los Afligidos y la Farola de Puerta de Rey.

Historia: decadencia y resurgir a finales de los 80

Tras el período de renovación que caracterizó a la década de 1950, los desfiles procesionales experimentaron un declive gradual que redujo la actividad hasta el punto de que parecía que podrían desaparecer. Sin embargo, gracias a la iniciativa del platero José Manuel Santos, que logró transmitir su entusiasmo por retomar la Semana Santa, un grupo de jóvenes apoyó estas nuevas ideas. Con la participación de la Junta Profomento y la colaboración de toda la ciudad, se sentaron las bases de las celebraciones contemporáneas.

El 23 de septiembre de 1989, la Junta aprobó nuevos estatutos y retomó su papel como foro de discusión y organización de los actos procesionales. En 1992, adoptó su logotipo, que presenta una cruz y una rama de roble junto a una cadena de seis eslabones, simbolizando la colaboración entre las seis cofradías existentes en ese momento. Entre sus diversas responsabilidades, ha mantenido la tradición del pregón, en el que el pregonero, designado cada año, prepara el ambiente para los eventos que se van a celebrar.

La Junta también ha trabajado activamente en la promoción y recuperación del patrimonio pasional de Astorga. Con su patrimonio, se celebró el Congreso Interdiocesano de Cofradías en mayo de 1990; en 1991, participó en el Congreso Nacional de Cofradías, que tuvo lugar en León, con una exposición de pasos en la iglesia de San Bartolomé, y en 1993, organizó una exposición temporal en el claustro del Seminario y el local anexo a San Bartolomé. En cuanto a su recuperación, ha gestionado las ayudas necesarias para contribuir a la restauración y conservación de los pasos, y ha contribuido a la reforma o mejora de las andas.

Además, se recuperaron tradiciones perdidas. En 1982, se inició la procesión del Resucitado en la mañana del Domingo de Pascua, que representa el encuentro del Resucitado, escultura de Gregorio Español, con la Virgen del Amor Hermoso, talla que se venera en la parroquia de Santa Marta, al finalizar la celebración religiosa en la Catedral. En 1989, se recuperó el acto del Desenclavo, que tiene lugar durante la procesión del Santo Entierro, en la plaza Mayor; San Juan y la Soledad se colocan a ambos lados del Crucificado, mientras varios cofrades desenclavan la imagen de Cristo y, una vez colocado en la urna, continúa la procesión. Anteriormente, en la madrugada del Viernes Santo, los cofrades acompañan al Cristo yacente hasta la capilla de San Esteban, donde tiene lugar su enclavamiento en la cruz.

En 1992, se introdujo una nueva procesión en la noche del Domingo de Ramos. Durante este evento, se transporta una imagen de Cristo flagelado del siglo XVII desde el pueblo de Piedralba, y a lo largo del camino se realiza el vía crucis, con hogueras marcando las estaciones. Antes de llegar a la Vera Cruz, la imagen es recibida por las monjas del convento de Santa Clara. Al año siguiente, se fundó la cofradía femenina de las Damas de la Virgen de la Piedad, con sede en el Santuario de la Virgen de Fátima. Esta cofradía participa en un vía crucis el Viernes de Dolores, procesionando una imagen de Cristo Crucificado, y el Lunes Santo con la procesión de la Virgen de la Piedad, una imagen del siglo XVII originaria de la parroquia de Valdeviejas. En 1995, se añadieron nuevos pasos a los desfiles procesionales: la Virgen de la Piedad, obra de José Ramón Palmero, y el Cristo del Amor y del Perdón, obra de Enrique Morán.

Música

La música popular es una de las señas de identidad de la Semana Santa de Astorga, que cuenta con diversas agrupaciones musicales que acompañan a las imágenes procesionales. Entre ellas destacan el conjunto de trompetas y bombo, que toca melodías tradicionales atribuidas a Leovigildo Blanco y Sebastián Méndez, directores de la Banda Municipal en el siglo XX. Esta banda, que participa en los desfiles desde 1868, tiene un repertorio variado que incluye piezas de Pérez Devesa, Cebrián o el propio Méndez. También han colaborado las bandas militares de los regimientos que han estado acuartelados en Santocildes. Las bandas de cornetas y tambores surgieron en los años 1980 y 1990, con diferentes afinaciones y estilos, y organizan un certamen anual. El canto también tiene su importancia, especialmente en la procesión de la Santa Vera Cruz y Confalón, que entona una melodía compuesta por Roberto Fresco sobre un texto de Bernardo Velado. La procesión de la Soledad recibe el canto de una salve por parte de las monjas de Sancti Spiritus. Antiguamente, los Niños Nazarenos cantaban una composición poética de Pompeyo Pérez Benito con música de Leovigildo Blanco.

La Capilla de Música de la catedral de Astorga, establecida en la segunda mitad del siglo XV, fue una institución musical destacada hasta la reforma posterior al Vaticano II. Durante la Semana Santa, la Capilla organizaba numerosas actuaciones y participaba en las procesiones de las cofradías. En 1599, la cofradía de la Santa Vera Cruz y Confalón llegó a un acuerdo con la Capilla para asistir a sus festividades y a la procesión del Jueves Santo. Aunque este acuerdo se rompió en 1782, la Capilla continuó participando en las procesiones de la cofradía hasta 1931, a cambio de una remuneración.

Logo Kuoni Tumlare

Patrocina el tiempo en Astorga

Organiza hoy tus vacaciones, incentivos, eventos, congresos y convenciones con nuestro asesoramiento personalizado.

Hermandades de Astorga

Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León
Fondo portada
Astorga
León

Cartelería de Astorga

Noticias de Astorga

Semana Santa en España